Connect with us

Ibagué

UNIMINUTO prepara a 32 futuros comunicadores sociales de la comunidad carcelaria del COIBA

Redacción Enfoque

Published

on

El proyecto consiste en formar como Comunicadores Sociales UNIMINUTO a veintiún (21) personas privadas de la Libertad y once (11) funcionaros uniformados del Cuerpo de Custodia y Vigilancia del Complejo Carcelario y Penitenciario de Ibagué – Tolima, en el marco del convenio INPEC-UNIMINUTO y Gobernación del Tolima que aporta becas del 100%.

Con el apoyo de la Gobernación del Tolima y el acompañamiento del Complejo Penitenciario y Carcelario de Ibagué, la Rectoría Tolima y Magdalena medio de UNIMINUTO, se desarrolla en la Capital musical de Colombia un ambicioso programa de formación en Comunicación Social para 32 miembros de la población carcelaria del COIBA. Picaleña, de la cual hacen parte 21 personas privadas de la libertad y 11 uniformados de custodia y vigilancia del INPEC.

Un proyecto que además involucra UNIMINUTO Radio, medio de comunicación institucional para el departamento y la emisora institucional del INPEC

Esta iniciativa surge en el marco del Plan de Desarrollo Departamental 2020-2023 “El Tolima nos une” y atiende un llamado de la Gobernación del Tolima, a las instituciones universitarias de la región, para la generación de proyectos de carácter social que respondieran a las problemáticas de las poblaciones más vulnerables en el Tolima.

María Isabel Peña, Rectora de UNIMINUTO para Tolima y Magdalena medio, resaltó que este proyecto es inédito en el departamento, “se trata de una apuesta sin precedentes en la educación superior a distancia, puesto que, ante la contingencia nacional, las dificultades de acceso a aulas (generadas por los protocolos de bioseguridad que señalan el distanciamiento social), la restricción temporal de los espacios de mediación virtual y, dadas las características del programa a ofertar, la estrategia metodológica seleccionada para la atención educativa de esta población, contempla el uso de la radio como un canal de mediación innovadora para garantizar la enseñanza y el aprendizaje”.

Este escenario de aprendizaje remoto, complementado con la entrega de material impreso que incluye contenidos y actividades, ha permitido el desarrollo de procesos de formación y evaluación centrados en el aprendizaje que garanticen no sólo el logro de las competencias sino la vivencia de una experiencia que perdure y que transforme las vidas de las personas beneficiadas, sus familias y sus comunidades.

Otro componente especial y único, en este tipo de experiencias de formación, es la inclusión, como compañeros de un mismo grupo de estudio, de personas privadas de la libertad y funcionarios del cuerpo de vigilancia y custodia, donde interesa promover nuevas formas de relación que, como lo enuncia la misión de las instituciones, que contribuyan a la construcción de un país justo, reconciliado y en paz.

Las personas privadas de la libertad forman parte del grupo de poblaciones consideradas como vulnerables en tanto, en relación con los procesos educativos, pueden presentar bajo logro educativo, rezago escolar y analfabetismo. Atender la población privada de la libertad es, sin duda, una forma de superar las condiciones de vulnerabilidad a las que ha estado expuesta.

En este sentido, esta apuesta interinstitucional le apunta al cierre de brechas educativas que experimenta este grupo poblacional y se proyecta a seguir creciendo con la vinculación de nuevos beneficiados que puedan presentar otro tipo de condiciones de vulnerabilidad, asociadas.