Connect with us

Opinión

TOLERANCIA: AQUELLO QUE NOS FALTA

Redacción Enfoque

Published

on

Por: Juan Pablo Manjarres Varón

Debemos tratar a los demás como nos gustaría que nos trataran, esto lo hemos escuchado desde que tenemos memoria. Pero ¿Hemos hecho una disección a lo que la frase abarca? ¿La contemplamos como un ideal? En los últimos años, hemos visto cómo la intolerancia se apodera de nuestra sociedad y lo único que ocasiona son enfrentamientos RIDÍCULOS.

En la actualidad, los jóvenes hemos despertado. Nos interesamos por opinar sobre temas relevantes. Pero, muchas veces fallamos al recibir la opinión de quien piensa diferente a nosotros. Nos encargamos de desprestigiar el argumento sin importar su veracidad por el simple hecho de que no es válido a nuestro criterio; para ejemplos claros vemos lo que se percibe en el futbol, en donde la intolerancia hacia un hincha de un equipo contrario, da como resultado altercados que lamentablemente concluyen con la muerte de alguno de los 2 protagonistas; O quizás, en el escenario religioso en donde por la creencia de una persona la encasillamos con adjetivos y consideramos menos valiosos sus aportes; e incluso, en los temas sociales, en donde se juzga la intervención de un sexo por esa razón, el sexo.

Desde ahí, desde esas actuaciones, vemos que la intolerancia se ha vuelto pan de cada día. Nos hemos cerrado a lo que opinen los demás, muchas veces por el orgullo de no querer aceptar que hemos errado. Recordemos que inteligente no es aquel que cree saberlas todas, inteligente es quien aun creyendo saber las respuestas escucha al otro. En este punto es donde retomamos el planteamiento inicial. Nos encanta hablar y que nuestro ego se suba hasta el techo, sentirnos importantes, enaltecernos, pero ¿Estamos preparados para escuchar al otro? ¿O acaso, es que vamos a querer ignorar a aquel que quiere expresarse? Vaya que debemos empezar a construir un nuevo pensamiento colectivo en donde la participación de la diferencia pueda ser ejecutada sin tener que temer a las acusaciones ofensivas que se le hagan.

Escribiendo esta columna, se me vino a la cabeza la incógnita ¿Qué tan tolerantes debemos ser? Puesto que si consideramos un acto intolerante ¿Debemos pasarlo por la galleta? A lo que recordé el escrito de Karl Popper, el cual dice: “Debemos reclamar en nombre de la tolerancia el derecho a no tolerar a los intolerantes” Adicionalmente aclara que se puede refutar y discutir, desde que haya un razonamiento conjunto y acordado.

La tolerancia, aquello que nos falta; aquello por lo que cual debemos trabajar a menudo con el fin de establecer una nueva base de comunidad, un nuevo imaginario. Un nuevo territorio.

Los invito a que pensemos en un territorio TOLERANTE, sería un escenario en donde el progreso puede llegar con mayor facilidad.