Connect with us

Opinión

TODOS NOS QUEREMOS IR

Redacción Enfoque

Published

on

Por: Juan Pablo Manjarres Varón

Es común escuchar en conversaciones, que los colombianos estamos cansados de este país, que no hay empleo, que no hay políticas representativas, que el rico es cada vez más rico y el pobre más pobre, que el sistema de salud es pésimo, la educación de baja calidad y sobretodo corrupción “a lo que marca”. Todos nos queremos ir, pero no hay oportunidades para irnos. ¿Será que hay arreglo?

Fuera de cualquier publicidad o inclinación política –Porque es lo que menos quiero en esta columna- La perspectiva que tenemos los colombianos hacia nuestro país es lamentable, y no es culpa nuestra, porque como le vamos a pedir a un niño el cual fue despojado de su familia por la guerrilla que crea en la seguridad, como le vamos a pedir al deportista que fue engañado en un torneo, que crea en sus capacidades; o, a la niña que fue violada y su violador está libre que crea en la justicia. Colombia no da garantías y pocas oportunidades para progresar.

Triste es ver cómo año tras año son más los colombianos que triunfan en el exterior por falta de apoyo, pero claro, cuando progresan, se llena la prensa nacional con su nombre. Son muchos los talentos que en Colombia falta por potencializar, tenemos una serie de habilidades a las cuales no les paran bolas, no hay competitividad y mucho menos escenarios para mostrarlos.

Cómo no se van a ir del país si se cansan de solicitar un apoyo, cómo no se van a decepcionar si cada vez es más jodido acceder a la educación superior. En Colombia hay problemas que ni nos imaginamos, hay comunidades llenas de miedo, personas que deben correr para salvarse. Personas que se quieren ir del país porque no aguantan más dolor. No aguantan más guerra, no aguantan más paras, y tampoco guerrillas, no aguantan más políticos de izquierda ni de derecha. Ya se cansaron de que jueguen con las esperanzas.

En fin, todos nos queremos ir. ¿Para qué estar en un país que no nos da nada? Pero ¿Si nos proponemos a cambiarlo? ¿Lo intentamos?

Pensémoslo, bonito martes.