Connect with us

Opinión

TODOS ECHAMOS MADRAZOS

Redacción Enfoque

Published

on

Por: Juan Pablo Manjarres Varón

Estamos en una comunidad que la mueve los madrazos ¿Y ahora nos vamos a poner sensibles porque un profesor se expresó? Esto solo demuestra la doble moral que existe en la sociedad, cuando Rodolfo Hernández madreó al funcionario público, muchos lo catalogaron como una persona frentera, con los pantalones y con los puntos sobre las íes ¿Cuál es la diferencia entre el Ingeniero y el Docente?

¿El madrazo depende de la profesión para ver si lo condenamos o aplaudimos?

Debido al reciente caso ocurrido mediante un encuentro virtual de la Universidad Cooperativa, en donde un profesor de manera coloquial les daba a los estudiantes las pautas para el semestre. Usó palabras que para algunos estudiantes fueron reprochables, y al darse a conocer a la opinión pública, no fue muy diferente el escenario.

Aunque, curioso es ver cómo los mismos estudiantes resaltan la labor del docente puesto que consideran que su método pedagógico es alternativo y que el lenguaje no le resta a su capacidad como educador. Y coincido con ellos ¿En qué momento la forma de expresarnos le quita valor a nuestra enseñanza? Acaso ¿No hace parte de la libertad de expresión que tanto se pregona actualmente?

Si vamos a seguir formando a las personas del futuro encerrándolas dentro de una caja de cristal, estamos, pero en la olla. Y ojo, no quiero decir que no deba existir la disciplina romantizada y flexible, pero, si estoy diciendo que es necesaria la franqueza y al mismo tiempo la educación basada en los tratos sensibles.

Recordemos, Angélica Lozano, congresista de la república, echó varios madrazos en la sesión virtual; así mismo, Rigoberto Urán, ciclista reconocido por expresarse de manera particular, dijo “Hijueputa”. Rodolfo Hernández, alcalde de Bucaramanga que madreó a un concejal. En fin, podemos llenar esta columna con varios casos en donde se comprueba que se ha aplaudido el uso de lenguaje vulgar.

Hay que entender que los madrazos están adheridos a nuestra cultura colombiana actual, es más, vayamos a las instalaciones de educación primaria, allí vemos cómo los estudiantes desde segundo, ya están insultando hasta la hormiga que se les atravesó. Entonces, no nos asustemos cuando escuchemos un insulto, y ojo, no es que esté asumiendo está ideología social es buena, pero sería utópico pensar en que se arregla de la noche a la mañana y de la misma manera, sería irresponsable desconocer el contexto social actual ¿Somos groseros? Sí, pero eso no nos hace malas personas.

Dejemos el show, que un profesor universitario eche madrazos es lo que menos nos debe importar, despeluquémonos por todos los casos de los profesores que están envueltos en presuntas violaciones. Ahí sí mostremos las garras.

Recuerden lavarse las manos y dejen la malparidez, sonríanle a la vida.

Pdta: Adjunto significado de la palabra “Malparidez”: Expresión popular utilizada frecuentemente referente al mal humor con el que se encuentran las personas.