Connect with us

Opinión

Sudamericano sub 20, ¿La píldora para todos los males?

Redacción Enfoque

Published

on

Por: Joaquín Acosta

Desde el pasado 9 de septiembre, la capital tolimense se postuló oficialmente para ser sede del sudamericano sub 20 de futbol, al igual que armenia, Pereira y Manizales.

Para que esto suceda, la capital tolimense deberá hacer una inversión cercana a los 6 mil millones de pesos; para la modernización del estadio Manuel Murillo Toro, no obstante es importante que torneos de esta envergadura lleguen a la capital musical, pero la pregunta es, ¿qué vamos a mostrar?

Si analizamos entre las 4 ciudades postuladas para ser sedes del sudamericano sub 20, 3 estarían por encima de la capital tolimense en todos los aspectos, escenarios deportivos, y no solo hablando de futbol; porque como sabemos los escenarios que se utilizarían seria en parte privados, como la sede del Deportes Tolima el club campestre de Ibagué etc. Sino en muchos otros frentes. El problema yace en Ibagué como sede comercial, cultural y turística, ámbitos en los que no se ha desarrollado absolutamente nada.

¿Qué significa ser sede?

Lograr que Ibagué consiga la sede el sudamericano sub-20, sería el epicentro del balompié juvenil durante un mes. Además de estar la pantalla de todos los programas deportivos del continente, y medios de comunicación nacional e internacional. Siendo esto la medicina para olvidar lo sucedido con los juegos nacionales del año 2015.

Pero ¿es esta la solución a los problemas de Ibagué? Recordemos que la capital tolimense es la segunda ciudad en términos de desempleo. Los ibaguereños debemos tener presente que una noche comiendo pollo, no significa todo el mes teniendo que comer. La ciudad necesita una solución estructural, no un evento llamativo, pero efímero.

¿Será la medicina para olvidar lo sucedido en el 2015?

Teniendo en cuenta lo sucedido desde el fracaso de los juegos nacionales del 2015, donde la capital tolimense fue noticia por actos de corrupción y donde la ciudad quedó sin escenarios deportivos; hoy el panorama es desalentador, puesto que la licitación de la obra de infraestructura deportiva más importante para la ciudad: El coliseo mayor, donde el pasado viernes 24 de abril de 2020, solo un proponente presentó oferta, el Ministerio del Deporte solicitó a la Procuraduría General de la Nación la suspensión y declaración en desierto del proceso, hasta que el IMDRI y la Alcaldía de Ibagué resuelvan de fondo los cuestionamientos y se dé claridad sobre el proceso precontractual.

Esto no solo es lo que ha pasado en materia de infraestructura deportiva, hoy vemos un retraso en las obras de la 42 con quinta, y que varios procesos no se han comenzado incluso teniendo los recursos, ¿está la alcaldía municipal en la capacidad de recibir un evento de tal magnitud? Si no puede cumplir con inversiones de infraestructura pequeñas y comunes, mucho menos le veo cumpliendo a un evento con fecha fija como el sub 20.

¿La costumbre de ensillar la bestia antes de comprarla?

El pasado 17 de septiembre, Alexander castro fue designado como gerente del sudamericano sub 20 para la capital tolimense, donde hoy no se sabe si Ibagué será o no sede del certamen, esto nos recuerda también lo ocurrido el pasado 8 de febrero, donde el Presidente Iván Duque, acompañado por el ministro del Deporte, Ernesto Lucena, Ricardo Orozco, gobernador del Tolima, y el ingeniero Andrés Fabián Hurtado, alcalde de Ibagué, pusieron la primera piedra del coliseo mayor de Ibagué y hasta el día de hoy el proceso contractual no ha terminado para empezar las obras.

Las alcaldías de Ibagué son muy rápidas para vender la piel del oso antes de cazarlo ¿nos dejarán en ridículo como en el 2015 de ser escogida la ciudad para el campeonato? Esta vez frente al resto de Latinoamérica. Y de no ser así ¿es esto lo que necesita una ciudad sin industria, agricultura o turismo?

El desempleo, la inseguridad y demás problemas no desaparecen con shows mediáticos, señor alcalde.