Connect with us

Opinión

ÓSCAR BARRETO, EL LOBO CON PIEL DE OVEJA

Redacción Enfoque

Published

on

Por: Joaquín Acosta

El exgobernador Oscar Barreto, cuando fungía como primer mandatario del departamento del Tolima, apoyó la consulta anticorrupción diciendo, “Hay que generar una cultura de la legalidad y crear condiciones por la defensa y cuidado de los dineros públicos en conjunto, porque hay algunos que critican la corrupción, pero a veces existen dudas sobre su comportamiento. La doble moral en esta sociedad es enorme y creo que hay que ser coherentes en las posiciones”, llama la atención que el Tolima, por ese entonces, era uno de los departamentos más corruptos del país.

Recordemos que Oscar Barreto Quiroga ha sido Gobernador del Tolima en dos periodos, entre 2008-2011 y 2016-2019, en este último periodo el departamento se ubicó entre los 10 más corruptos de Colombia.

Ahora bien, en su expediente hay varios procesos que se vienen investigando por varias irregularidades en sus procesos contractuales, y no solo al mandatario sino a varios de sus funcionarios.

Primer caso:

Entre los procesos más sonados del exgobernador, está el que se dio durante el periodo (2008-2011), donde salió a la luz el caso de los “Cupos Fantasmas” donde al parecer Óscar Barreto, sería el presunto responsable de las irregularidades encontradas durante el convenio que se realizó por un costo de 12 mil millones de pesos para otorgar cupos a estudiantes del Tolima, a la fecha no se ha resuelto que sucedió con ese dinero que nunca apareció.

Segundo Caso:

Tiene que ver con “El Banco de los Tolimenses”, también en su primera administración donde el programa pretendía otorgar créditos bancarios que nunca fueron devueltos, en este caso se perdieron cerca de seis mil millones de pesos, dado que los beneficiarios entregaron información falsa y las nomenclaturas de las viviendas registradas, no existían.

Sumado a los anteriores, una nueva investigación se adelantó en contra del exmandatario, sobre una renovación del contrato del convenio Andrés Bello, por un costo de 2 mil millones de pesos, el cual pretendía suministrar materiales educativos. Debido a esto le fue imputado por la Fiscalía por los presuntos delitos de contratos sin el cumplimiento de requisitos legales, prevaricato por omisión y peculado por apropiación, por las irregularidades detectadas en la contratación, ejecución y liquidación de un convenio con la Secretaría Ejecutiva del Convenio Andrés Bello, entre los años 2007 y 2008.

También se suma el convenio 748 del 2008 por más de cinco mil 402 millones de pesos con la empresa Egetsa, donde el Tribunal Superior de Bogotá, la Fiscalía General de la Nación le imputó los delitos de peculado en favor de terceros, contratos sin el cumplimiento de requisitos legales e interés indebido en la celebración de contratos en su periodo 2008.

Sumado a todo esto, Barreto tiene una denuncia penal en su contra en la fiscalía delegada de la Corte Suprema de Justicia, la cual advierte una presunta violación de los principios que rigen la contratación de la Administración pública.

Dicha denuncia penal hace trámite en la Fiscalía Delegada ante la Corte Suprema de Justicia, por presunta violación de los principios de transparencia, selección objetiva, economía e imparcialidad en los procesos de contratación llevados a cabo desde la posición del ex mandatario seccional, hechos que en varias oportunidades intentaron ser objeto de debate de control político en la Asamblea por iniciativa del diputado Liberal Carlos Reyes.

Ahora bien, y teniendo en cuenta todos los procesos en los que se ha visto involucrado el exgobernador Oscar Barreto, no se entiende como en 2018 emitía un discurso hablando de corrupción y doble moral, cuando él ha estado bastante cerca de procesos de corrupción en sus dos administraciones y por las cuales tiene un proceso ante la Corte Suprema de Justicia y otras investigaciones que no han llegado a su fin.

Parece un discurso doble moralista, cuando habla de transparencia en sus administraciones pero vemos como no son tan transparentes como lo quiere hacer ver; sin olvidar que él y todo el equipo ‘barretista’ dice que Oscar Barreto ha sido el mejor Gobernador que ha tenido el departamentos del Tolima, que se actuó con transparencia y que se trabajó para la gente.

Con su lema “Soluciones que transforman”, no se entiende que transformación tuvo el Departamento del Tolima, aparte de aparecer entre los 10 más corruptos de Colombia y la confrontación a diario, con él por ese entonces Alcalde de Ibagué, Guillermo Alfonso Jaramillo.

Además, de presuntamente ser el gran promotor y liderar el montaje de la huelga de hambre, y el otro partícipe hoy es director del Idead, quienes crearon el movimiento ‘barretismo de izquierda’ dentro de la Universidad del Tolima, esperemos que no sea otra estrategia electoral del exgobernador.

Esperemos que la ciudadanía tenga en cuenta el basto prontuario en materia de corrupción por parte del hoy exgobernador del Tolima quien sería candidato al Senado de la República.