Connect with us

Opinión

MARIHUANA RECREATIVA: UN PELIGRO PARA LOS MENORES

Redacción Enfoque

Published

on

Por: Juan Pablo Manjarres Varón

Es cierto que el uso de la marihuana es menos nocivo que el alcohol y el tabaco. También se debe reconocer el gasto económico que la ilegalidad ocasiona. Pero, no podemos olvidar el compromiso con los niños y las familias; si este proyecto llega a ser ley vamos a ver afectaciones en la vida familiar y en el progreso de los niños y adolescentes colombianos.

Antes que se ponga a darme cátedra de los beneficios de la marihuana, y sus efectos positivos en el campo medicinal –Lo cual no desconozco- Es importante hacer un análisis amplio acerca de lo que significaría la despenalización del uso recreativo de la marihuana.

Sí, la nación se ahorraría buena platica en los procedimientos de erradicación. En los últimos 10 años son más de 80 billones los que se han gastado en operativos con objetivo de erradicar cultivos de marihuana. Quizás ese presupuesto se podría ir para un fondo más productivo como lo es, por ejemplo, la educación o el fondo de cultura y emprendimiento.

Hay que percibir esta actuación también como un proyecto de ley que generará una nueva fuente de ingreso a la nación, porque no seamos bobos, al legalizarse la marihuana se añadirán ciertos condicionales, los cuales serán jugosos y causales de un aumento significante –económicamente hablando- ya que será un nuevo comercio dentro del país. Y por supuesto, un gran atractivo al mercado internacional.

Si se llega a aprobar el proyecto de ley, la marihuana quedaría por fuera de la lista de productos ilegales, pero, esto no quiere decir que los distribuidores al detal vayan a reducir, al contrario, en un país como Colombia no se nos haga raro que, con la excusa de la legalidad del producto, se las ingenien para llegar a los compradores más vulnerables y blanco fácil, los estudiantes.

Se entiende que el uso recreativo solo aplicará para la población mayor de edad, no obstante, sería muy ingenuo de nuestra parte pensar que eso se va a seguir al pie de la letra. Los jóvenes somos muy avispados, y actualmente nada nos cohíbe, si dentro de la ilegalidad, varios menores de edad son consumidores ¿Qué podemos esperar cuando se legalice? Mayor consumo de marihuana a edades tempranas, eso podemos esperar.

Quizás me llamen retrógrado, godo, cerrado, lo que quieran, pero dejemos la estupidez. La aprobación del uso recreativo de la marihuana es un daño para las familias en su totalidad. Y no hablo solamente del daño físico que tendrán aquellos menores que decidan consumir este producto, porque la marihuana en un organismo en desarrollo como el de un menor de edad pueda tener efectos más severos los cuales inducen con mayor facilidad a la adicción, adicción que es responsable de tantas fracturas familiares.

Y bueno, pongamos sobre la mesa los efectos que la marihuana trae en los jóvenes. La Academia Americana de Pediatras realizó una declaración política acerca de la marihuana en la juventud, en este documento encontramos material fundamentado donde se ratifica que el uso de la marihuana en menores de 18 años interfiere con el criterio, la concentración, el tiempo de reacción y la coordinación. Así mismo, trae consigo mayores problemas pulmonares.

Vamos a desmontar algo, sí, en otros países se ha aprobado el uso recreativo de la marihuana, pero esto no ha sido un éxito total como lo quieren hacer ver. Según las encuestas más recientes elaboradas por la AAP, 1 de cada 5 estudiantes en EEUU han consumido droga durante el mes más cercano a la elaboración de la encuesta, pero eso no es del todo preocupante, lo alarmante es que 1 de cada 12 que afirmó haber consumido 20 veces durante el mes y 1 de cada 16 consume diariamente.

La aprobación del uso recreativo de la marihuana es un arma para los menores, la misma ONU así lo ha contemplado al alertar del riesgo que corren los menores al aprobarse la marihuana en el territorio.

No podemos abrir nuestra mente a algo que va a traer consecuencias al futuro del país. Los colombianos no nos sabemos controlar.