Connect with us

Opinión

LUIS H “TO RETURN” IBAGUÉ UNA CIUDAD QUE TIEMBLA

Redacción Enfoque

Published

on

Por: Joaquín Acosta

El Gobierno Municipal en cabeza del alcalde Andrés Fabián Hurtado tuvo casi un año para resolver las diferentes crisis en las que se ve envuelta la capital musical, teniendo todo a disposición para hacerlo, dentro de ellos vemos que la Gobernación, Universidad del Tolima, Cortolima, SENA, ICBF, hacen parte del caudal político de su equipo y de los que podía apoyarse para sacar adelante a Ibagué.

Creíamos que al tener estas entidades todos los problemas de Ibagué llegaría a su fin, pero desafortunadamente, para la ciudad, esto no fue así; si vemos claramente, de todas las crisis que vive la ciudad musical, hay una que si podría solucionar y es la crisis dejada en materia deportiva en el 2015, más de 60 mil millones de pesos en las arcas del municipio y hasta el momento no ha pasado nada, o bueno si, inaugurar obras que dejó la administración pasada, es decir esta administración botó un año a la basura.

Al ritmo en que va Ibagué, el alcalde Andrés Fabián Hurtado entregará la ciudad que tiembla. Ibagué está ad portas de vivir una de sus peores crisis. Una crisis social, política, económica, en materia de salud y seguridad.

El balance es el siguiente:

En materia económica, la capital musical, se encuentra con una tasa de desempleo cercana al 28%, la más alta de todo el país, al igual en la tasa de desempleo más alta en población juvenil con un 41%, si revisamos lo hecho por esta administración en esta materia, poco o más bien nada ha hecho, las medidas tomadas para reactivar la economía ibaguereña no han sido acertadas, al parecer no existe un plan de acción claro en la Alcaldía, por eso se han presentado manifestaciones desde distintos sectores de la economía.

El otro gran reto es el mapa de la seguridad, los datos son más que dramáticos. Empezando por las cámaras de vigilancia, las cuales solo 2 de las 200 que se encuentran instaladas funcionan, además de no tener claro cuáles son las acciones de las autoridades para combatir los hechos delictivos, los cuales todos los días son noticia, una crisis que todos los días vemos como se apodera de la ciudad.

Además, si revisamos el tema de salud, el panorama no cambia, cancelan conciertos y eventos masivos organizados por empresarios, para evitar aglomeraciones y crisis hospitalaria, pero si revisamos los eventos masivos que se han realizado últimamente, son realizados por la administración y sin cumplir los protocolos de bioseguridad, para la muestra un botón: “Los cumpleaños de Ibagué”. Además de no tener una buena comunicación con su secretaria de Salud, la cual desmiente las cifras dadas por su jefe, cosa que preocupa a la ciudadanía por no saber a quién creerle.

La otra gran crisis es la política, la cual se traduce en dos cosas. Por un lado, en comportamientos autoritarios y la falta de comunicación del gobierno de Andrés Fabián Hurtado, como por ejemplo, los secretarios de despacho, no contestan los teléfonos a los concejales, una forma clara de decir que ellos hacen lo que les dé la gana, y poco y nada les importa la ciudadanía. Por otro lado, los diferentes cambios de gabinete, en lo corrido del año van 3 secretarios en la cartera Cultural. 4 secretarios de Planeación. 3 secretarios en Bienestar Social, 4 gerentes del IMDRI, 2 secretarios Jurídicos, 2 gerentes del IBAL, 2 secretarios de Desarrollo Agropecuario, lo mismo ocurre con el secretario de infraestructura, entre otros.

Algo que preocupa es que casi 1 año del Gobierno Ibagué Vibra y no se conoce que estén haciendo algunos secretarios, tal parece que con la pandemia del Covid-19 solo se escucha de tres o cuatro secretarios y el resto no suena ni truena.

El otro debate, se refiere a la concentración de poder del barretismo, como nunca, tienen control de la Gobernación del Tolima, Alcaldía de Ibagué, Universidad del Tolima, CORTOLIMA, SENA, lo tienen todo. El gran lío de esta casa política es que no lo han sabido manejar, y a mi parecer, es por la falta de liderazgo en la ciudad y el departamento. El alcalde se ha reducido a uno más del debate entre políticos, saliendo a llamar “delincuentes, ardidos, envidiosos etc.” a quienes no están de acuerdo con lo que hace, por su gobierno en materia de corrupción y no parece un Alcalde. Un alcalde que parece un candidato buscando fama y no ha entendido que es momento de gobernar.

Ahora vemos que en la más reciente medición de administradores locales, a la Alcaldía de Ibagué le fue bastante mal, la percepción es muy negativa, la mayoría de sus carteras se rajaron, lo que más preocupa es que la percepción de la ciudadanía en lo que se refiere a transparencia no es buena y la corrupción sigue estando presente.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, sumémosle que para enero del próximo año el alcalde estará pensando en sus temas jurídicos y a eso también hay que sumarle la iniciativa ciudadana para revocarlo que desde ya está creciendo exponencialmente día a día.

Ahora, a pesar de la crisis, el barretismo intenta aplicar la fórmula del 2019: obligar a los contratistas, ordenan no atender a personas que no estén dentro de su colectividad, echar la culpa al gobierno pasado, evadir las responsabilidades y escudarse en la pandemia, para llevar a  su jefe máximo al Senado de la República, independientemente de que Ibagué esté temblando.

Continue Reading