Connect with us

Opinión

Los retos de la secretaria de Desarrollo Económico de Ibagué

Redacción Enfoque

Published

on

Docente universitario, Economista y Analista político
Economista, Docente universitario y Analista político

Por: Guillermo Naranjo

La secretaria de desarrollo económico se creó en el año 2019, de acuerdo con el manual de funciones, el objetivo de formular políticas de desarrollo económico de actividades comerciales, empresariales, de turismo y la generación de empleo.

En las actuales circunstancias esta secretaria toma una magnitud mayor dentro de la estructura de la Administración Municipal, la alta tasa de desempleo en la ciudad exige la elaboración de un plan de choque urgente para contrarrestar la tendencia creciente del número de desocupados en Ibagué.

En primer lugar, es necesario ampliar el talento humano de la secretaria, de acuerdo a información de la secretaria de desarrollo económico (14 de agosto 2020) se confirma que el talento humano de la secretaria está compuesto por 30 personas (16 contratistas y 14 funcionarios de planta), de los cuales se destacan profesionales en diversas áreas tales como; abogados, administradores financieros, politólogos, administradores de empresas, profesionales en negocios internacionales, administradores turísticos, ingenieros industriales y agroindustriales, la primer sorpresa es que en los 30 perfiles, no se encontraba ningún economista, como tampoco, magister en economía.

Este hecho genera gran sorpresa, entendiendo que, sería increíble que la oficina jurídica de la Alcaldía de Ibagué no tuviese abogados dentro de su equipo, por qué razón entonces, la secretaria de desarrollo económico no tiene al menos un economista que le permita planificar el desarrollo de Ibagué y en especial, asesorar de manera técnica la secretaria.

En segundo lugar, la secretaria de desarrollo económico junto a la secretaria de hacienda debería realizar un estudio del estado actual de las finanzas del Municipio, con el objetivo de calcular el impacto económico de la tasa tributaria en el tejido empresarial de la ciudad, es decir, la elasticidad de los impuestos en la actividad económica de Ibagué.

Esto permitirá entender la política fiscal que se debe desarrollar en la Ibagué de la pospandemia, y en especial, por las cifras fatales de desempleo en la ciudad.

En tercer lugar, la atracción de inversión es fundamental para dinamizar la economía local, por tal razón, en mi juicio personal, los mensajes recurrentes de regionalismo y la popular afirmación, yo compro aquí, puede ser contraproducente, en la medida que si Ibagué continua con esa hipótesis mercantilista, puede generar en el futuro inconvenientes para la atraer inversionistas por fuera de la región.

No estoy en contra de apoyar nuestras empresas, pero también se debe promover la competencia que permita generar empresas locales más competitivas y logre mejores márgenes de beneficios.

Finalmente, la Secretaria de Desarrollo Económico debe asesorar al INFI en el manejo de los microcréditos, esto con el fin de que dicho servicio tenga mayor impacto en la economía local, para ello, se debe estudiar los requisitos de los mismos y en especial analizar si la tasa de interés de los mismos, es realmente competitiva.

Estas son algunas recomendaciones, y en próximas columnas continuare brindando algunas recomendaciones que se quedaron por fuera de esta columna, mi intención es ver una secretaria eficiente y no una secretaria que se limitó a la vigilancia de los protocolos de bioseguridad a los comerciantes, que, entre otras cosas, debería ser liderado por la secretaria de salud.