Connect with us

Opinión

Las conveniencias de los parlanchines de la antigua escuela

Redacción Enfoque

Published

on

Por: Mauricio Gutiérrez

Como niños buenos, llenos de desesperación a falta de poder, se encuentran algunos, ciudadanos, quienes han tenido la oportunidad de hacer una digna representación, para realizar un trabajo incansable, para demostrar su compromiso por la capital musical, para resaltar su constante disciplina para con nuestra ciudad y para transformar la región.

Pero desafortunadamente en tiempos anteriores a la administración de “Ibagué Vibra”, ciertos personajes brillaron por su ausencia, en denunciar oportunamente lo que hoy se conoce como los elefantes blancos de los escenarios deportivos, entre otros.

En campaña para suceder ese gobierno que nunca debió llegar a gobernar, aplaudían con “pan y circo” al mismo que cuando se emitió el programa en Ibagué de “ellos están aquí”, prometió barrer las ratas, realizando en aquella bella ocasión para sus asistentes, una digna presentación teatral, de quien nos gobernó hasta el año 2019.

Ese mismo gobernante quien a sus inicios mojó prensa a nivel nacional de forma gratuita y sin afectar el rubro de promoción institucional, declarando con plena seguridad que “…no hare una feria que es un revuelto de putas y borrachos…”.

En aquellas ocasiones a ningún personajillo, se le vio tan activamente realizando publicaciones y buscando a los medios para realizar denuncias inocuas y conceptos desesperados, como lo realizan hoy en día. Como no es Jaramillo, entonces ahora salen a la calle como ‘influencer’ desesperados tratando de cazar alguna noticia, para buscar algunos seguidores y unos tantos likes.

Así no vecinos, el desespero se les nota y para llegar al poder les toca, ser como el gran hombre del cañón, un hombre del hacer, quien, por su trabajo incansable, su compromiso, su disciplina y su amor por el Tolima, está transformando a nuestra región.

Exhorto a aquellos, que en épocas de pandemia quieren tomar provecho del dolor ajeno y de la situación, a que realmente piensen en los demás y no en sus propios egos. No es bueno querer dañar a los demás. Las puertas del bien están abiertas.