Connect with us

Opinión

Ibagué, entre desempleo, COVID-19, reactivación económica y anuncios de revocatoria

Redacción Enfoque

Published

on

Muchos de los que opinamos en estos espacios y no tenemos la seguridad de una quincena, si no que nos abrimos con resiliencia a tratar de sobrevivir día a día en esta selva de cemento que a veces parece ganarnos, nos movemos en el mundo de la dinámica política ibaguereña, aferrados a los análisis retóricos y esperanzadores de la reactivación económica que necesita Ibagué, como solución al desempleo en que nos encontramos, también nos movemos tentados a los llamados de sectores que tal vez desde la resiliencia no aguantaron más y anuncian discursivos inicios de revocatoria al Alcalde.

Por otro lado, nos movemos asechados por un virus que ante la necesidad imperiosa de conseguir dinero para cubrir las necesidades básicas, se ha naturalizado y en ocasiones ya ni se le presta atención, pues, basta con ver las diferentes manifestaciones sociales sin conservar el mínimo distanciamiento social, o basta con ver la icónica calle tercera cada día más llena de vendedores informales con grandes acumulaciones de gente, y no es reprochable, pues siempre está presente la maldita pregunta ¿salgo a trabajar para sobrevivir en la ciudad con más desempleo del país, o me quedo en casa para protegerme del virus? Yo no sé ustedes, pero yo tomo la primera “opción” y, opción así, entre comillas, porque en realidad no la hay.

Ante tales definiciones ya muchos ciudadanos, no están, ¡estamos!, hartos de escuchar análisis románticos y salvadores que contestan a la pregunta ¿Qué debe hacer Ibagué para mejorar en materia de desempleo? ¿qué debe hacer Ibagué para reactivar la economía? No están, ¡estamos!, hartos de escuchar anuncio tras anuncio de la Administración Municipal hablando de cómo las grandes obras de infraestructura mejorarán el desempleo, pero de discursos, no se come, no se vive, esto se soluciona en la practicidad, en la vida real, en los “hechos” en el “hacer” algo que a la fecha no se le ha visto ni al ingeniero Andres Fabian Hurtado, de quien muchos dicen solo lleva un año de gobierno y con pandemia,  ni a la anterior Administración, y es que esta discusión ha escalado a tales situaciones de contenido político: los de Hurtado culpan a Jaramillo y los de Jaramillo a Hurtado, “basta de esta  mierda” me dijo un ciudadano con hambre, “a mí no me interesa de quién es la culpa, me interesa que me den empleo”  concluyó, como lo dije en mi anterior columna, no pedimos nada regalado, solo empleo, así las cosas Jaramillo ya fue cosa del pasado, el Alcalde es usted Andres Fabián Hurtado, la ciudadanía no conoce ni le interesa en medio de sus problemas sociales las discusiones de contenido político.

Se empieza entonces, hablar de desgobierno, y por esa vía de revocatoria tildada de presunciones políticas, esto último, algo obvio, es como decir que el agua moja, todo lo que indique e incite a movilización ciudadana indefectiblemente es política, algo que entendemos aquellos que posamos de analistas, y que discutimos a diario como panelistas en los medios de comunicación, pero también es algo que como cita los primero párrafos de este texto, ya no le interesa a la ciudadanía, ante la innegable situación por la que atravesamos todos los que habitamos este territorio, nos interesan respuestas institucionales a los problemas sociales y económicos, respuestas que parecen estar lejos quebrantándonos últimamente con más frecuencia la resiliencia pijao.

Un panorama gris tirando a negro, que hace tentar a cualquiera la posibilidad de unirse a la causa de revocatoria aun cuan utópico parezca si se tienen en cuenta las estadísticas poco triunfales de estas propuestas en Colombia, y aunque utópico y todo, contrario a lo que dicen líderes de opinión cercanos a Hurtado, no se puede desconocer que hay un descontento en la ciudadanía, están y estamos cansados de tantos anuncios vociferados con la mejor producción en las redes sociales institucionales: acueducto complementario, viaducto de la 60, escenarios deportivos, Secretarios de Despacho que van y vienen, como si el gabinete del gobierno no lograra acoplarse a un año  de mandato, y terminamos la semana pasada con un alcalde que se ubica en último lugar según Cifras y Conceptos, cuestionar la encuesta de opinión sería la mejor salida, pero también lo más cínico.

Y aunque una revocatoria no sería la salida en este momento, la salida tampoco es si la Administración Hurtado continúa en la misma tónica, seguir así, es empezar apretar el nudo de la horca, es incrementar el sentimiento popular habido de liderazgo con un objetivo político y una necesidad imperiosa de subsistir, así que reitero lo de siempre, necesitamos ya de los “hechos”, del “hacer”.

Opinión: realizada específicamente tras charlar y escuchar el sentir de la gente cotidiana (El domiciliario, el celador, el vendedor ambulante…) con aquellos Ibaguereños que a diario se levantan y viven los problemas del desempleo, alejados de las opiniones y análisis políticos, opinión coloquial del sentir de la gente para la gente…