Connect with us

Opinión

EL MINISTERIO DE LA MUERTE

Redacción Enfoque

Published

on

Por: Valentina Giraldo

El 6 de noviembre de 2019 terminó un período funesto para el país. Lo que no sabíamos, era que el 12 del mismo mes, iniciaría uno peor.

Desde que Iván Duque asumió como presidente de la República, designó como ministro de defensa al empresario Guillermo Botero; el cual, desde un principio mostró marcadas posturas represivas.

Pero bien, la época Botero duró poco más de un año, pues a medida que pasaba el tiempo, la violencia en el país se recrudecía y sus errores eran cada vez más graves. Entre la ciudadanía el descontento era notable, y, de forma particular, los congresistas tampoco estaban conformes con su actuar.

Fue por ello que, a finales de octubre del 2019, se tramitó en el Congreso de la República moción de censura contra Botero tras cometer su error cúspide: El bombardeo a un campamento de disidencias de las FARC donde murieron varios menores de edad, y de lo cual, posteriormente se supo que este tenía conocimiento de su presencia en el lugar.

Todo estaba listo para aprobar la moción de censura. Las mayorías en el Congreso estaban puestas. Pero el Gobierno Nacional se anticipó al golpe político que significaba estrenar la moción de censura con un ministro de su gabinete, y Botero renunció el 6 de noviembre.

De cualquier forma, tener a Botero fuera del ministerio de defensa representaba una victoria para el país. Sin embargo, el 12 de noviembre del mismo año se posesionó en su reemplazo Carlos Holmes Trujillo. Y lo que se venía cuesta arriba, era peor.

Holmes ha seguido la línea de su antecesor, y desde luego, la del Gobierno del que hace parte. Allí, se ha caracterizado por encubrir a miembros de la Fuerza Pública implicados en múltiples delitos; también por hacerse el de la ‘vista gorda’ con las recurrentes masacres; y en general, por mostrar un profundo desdén por las violentas realidades que hoy vive el país.

Pese a esto, pareciera que, como los gatos, el ministro tiene 7 vidas. O más bien 136 amigos en la Cámara de Representantes. Pues para su fortuna y nuestra desgracia, aunque se promovió en su contra moción de censura, esta obtuvo una aplastante derrota de 136 votos a favor de Holmes, frente a una minoría de 24 en contra.

Ahora bien, aunque individualizar 136 congresistas sea una labor de la que no nos encargaremos en este momento, sí resulta oportuno poner de presente el nombre de aquellos Representantes a la Cámara por el Tolima que, a sabiendas de los horrores que ha permitido Holmes Trujillo en todo el territorio Nacional, le dieron un golpecito en la espalda para que continúe haciéndolo.

La lista está encabezada por el Representante uribista Ricardo Ferro; le acompañan José Elver Hernández y Adriana Matiz por el partido Conservador; Jaime Yepes por el partido de la U, y finalmente, Aquileo Medina por Cambio Radical. Es decir, que cinco de los seis Representantes a la Cámara con los que hoy cuenta el Tolima, acolitan el nefasto actuar del gobierno de turno.

Pero bien, aunque un gran mensaje político significaría que se aprobara la moción de censura contra el ministro de defensa, o cuando menos, que se ejerciera la presión necesaria para que este presentara su renuncia, la desoladora realidad nos indica que, sin importar quién ocupe la cartera, esta siempre estará dirigida por alguien capaz de perpetuar la muerte como el proyecto político bandera de quienes hoy nos gobiernan.

Lo hizo Botero, lo hace Holmes y, mientras el uribismo ostente el poder, lo hará cualquiera en su posición.