Connect with us

Opinión

EL MINIMALISMO Y EL DESARROLLO SOSTENIBLE

Redacción Enfoque

Published

on

Pauta Predial

Por: YERLY CAROLINA MORALES REINOSA

Estimado lector, agradezco este tiempo para conectar con el minimalismo otro estilo de vida que permite tener liberación, sostenibilidad y equilibrio a tal punto que podrá reconocer el propósito de vida, porque como dice Honoré de Balzac Aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia”, es hora de contribuir al desarrollo sostenible del planeta reduciendo el consumo exagerado de bienes y servicios innecesarios para la subsistencia.

Un minimalista adquiere bienes y servicios que realmente tenga bienestar, evita consumir y comprar de más, antes de adquirir un bien o un servicio se pregunta así mismo si este paso traerá felicidad a su vida. En un año cuantos objetos se adquieren en un hogar impulsados por la moda o por la publicidad desenfrenada que se encuentran en los diferentes medios de comunicación y cuántos de estos terminan siendo subutilizados y almacenados ocupando espacio en la unidad de vivienda mientras toman la decisión de obsequiar a otra persona o desecharlos porque al final no tienen el uso esperado; cuantas adquisiciones terminan siendo parte del cacharro de la casa, cuanto desorden se acumula en el hogar con la frase “lo guardo porque tal vez en cierto tiempo pueda reutilizarlo y lleva almacenado mas de un año y a la fecha se encuentra averiado”.

El minimalismo como estilo de vida esta dirigido aquellas personas que sienten que la riqueza de la vida es simple, por tanto, se liberan de temores, preocupaciones, culpas y depresiones, por creer que carecer de un bien o servicio es sinónimo de menosprecio; la forma de vivir como minimalista le permitirá: 1. Aumentar la libertad, 2. Aumentar el tiempo, 3. Aumentar el espacio para lo importante, 4. Disminuir las preocupaciones, 5. Aumentar el placer, 6. Ser moderado, 7.  Crecer ecológicamente y 7. Aumentar la salud; las siguientes son las recomendaciones para iniciar con el estilo de vida minimalista de acuerdo al texto elaborado por Bogue. E:

Implementar el sistema de un mes:

Este sistema significa que usted debe utilizar todo lo que tiene por lo menos una vez en el mes, si usted no usa los objetos como mínimo una vez al mes puede dejarlo en un sitio de donación, para luego ir y entregarlo, pero antes de hacerlo usted puede reflexionar con las siguientes preguntas: 1. ¿Realmente el siguiente mes lo voy a usar? 2. ¿Es necesario para la profesión u oficio? 3. ¿Lo utilizo en temporadas? 4. ¿Es significativo para mi vida? De esta manera usted podrá determinar si lo debe almacenar, lo debe donar o eliminarlo en el cesto de la basura.

Lista de los 30 días:

Las personas en el mundo normalmente compran por impulsos generados a través de la publicidad existente en el medio, esa es la tarea de los gerentes de mercadeo en las grandes empresas, conseguir que un bien o servicio se convierta en indispensable para el consumo a través de la creación de esa necesidad y pronto el consumidor deba adquirirlo y aumenten los ingresos para las compañías que lo ofertan; razón por la cual la invitación es tener una libreta donde tenga un espacio definido para apuntar la necesidad surgida que tenga un costo superior a 50 mil pesos colombianos y esa compra debe esperar por lo menos 30 días, (no aplica para los alimentos) si aún persiste la necesidad entonces usted deberá hacer la compra, pero si por el contrario la intensión de compra cambio o dejo de ser entonces usted habrá dejado de gastar dinero por impulso.

Limpie y ordene los espacios:

Cuando usted limpia y ordena los espacios en su vivienda o en su sitio de trabajo, usted debe tomar cada objeto entre las manos e identificar si es realmente necesario para usted, si la respuesta es afirmativa ordénelo donde debe estar y si la respuesta es negativa entonces deberá agradecer por el uso y el tiempo de permanencia con usted y procederá a donarlo, reciclarlo o tirarlo.

Elimine obligaciones:

Una obligación es un acto que una persona esta forzada a realizar, razón por la cual usted puede revisar sus horarios y establecer lo que realmente carece de pasión para hacer y de ser posible modificar la agenda para cumplir acciones agradables en la medida de sus posibilidades; ahora bien, si usted es una persona que sus amigos o familiares le utilizan para resolver un problema, para realizar las tareas o cumplir con los compromisos de otros, finalmente usted terminara cargando con la obligación de terceros y disminuirá su tiempo de valor para ejecutar otras acciones, es hora de poner el alto en el camino y disfrutar plenamente de su tiempo.

El correo electrónico y las redes sociales:

Es importante mantener la bandeja de entrada de su correo electrónico en cero, trate de revisarlo a diario y dar de baja o eliminar la publicidad automática enviada por newsletter de promociones y/o eventos que carecen de relevancia para su vida, de esta manera solo llegarán los correos electrónicos que realmente son importantes; para las redes sociales puedes realizar un pequeño estudio: 1. Revise la cantidad de redes sociales donde está inscrito, 2. Revise la cantidad de tiempo que utiliza en cada red social. 3. Suma el tiempo de todas las redes sociales y 4. Podrá darse cuenta de cuánto tiempo está desaprovechando y que puede enfocar en otra actividad que le permita experimentar felicidad.

Deje de procrastinar:

Es decir, deje de aplazar tareas, tome decisiones y ejecute las actividades que tiene en mente y elimine aquellas que usted crea que le quitan paz, finalmente es su tiempo y deberá utilizarlo para cumplir sus metas.

Deje una persona toxica a la vez:

Existen personas, que roban la energía, que hurtan el tiempo de progreso, personas que siempre llaman por un consejo o para pedir algún tipo de favor y que al final se dedican hacer daño directa o indirectamente, en la capacidad de reacción psicológica y que al final agobia el estado de ánimo del interlocutor; si usted tiene a su alrededor una persona con esta descripción lo mejor que puede hacer es eliminarla de las redes sociales y evitar contestar el teléfono, el tiempo es valioso y hay que dedicarlo hacer cosas que produzcan felicidad, a la vez es necesario rodearse de personas positivas y que generen amor y calidad de tiempo al compartir momentos, notara el cambio en su frecuencia emocional.

Invierte el tiempo en felicidad:

Alguna vez se ha hecho las siguientes preguntas: 1. ¿Qué me gusta hacer? 2. ¿Cuál es mi sitio favorito?, tome alrededor de una hora en silencio y escuche su interior y luego haga lo que lo que disfruta, visite los sitios de su gusto y sienta regocijo de la compañía de quienes generan valor a su vida.

Finalmente, es importante reconocer que la felicidad no se encuentra en tener bienes suntuosos, la felicidad se encuentra en la capacidad que tiene cada ser humano en disfrutar cada momento de su vida, sin permitir la presión que ejercen las fuerzas de consumismo que día a día venden los diferentes medios de comunicación; venden la capacidad de compra de diferentes figuras o personajes públicos que son admirados por la mayoría de seres humanos en el mundo, los publicistas venden felicidad y satisfacción al obtener un bien o servicio costoso que luego terminara en la pila de basura y contribuirá a la contaminación del planeta; sin embargo, el expresidente uruguayo Pepe Mujica, afirma que: “No compras con plata. Compras con el tiempo de tu vida que gastas para conseguirla”, es decir, el minimalismo quiere demostrar con la aplicación las necesidades reales de las personas como: la comida, el agua, la ropa básica, el refugio, y los seres queridos; ahora bien, la felicidad de un ser humano puede estar en:  hablar con un amigo, caminar con un ser querido, cocinar, crear, cantar, correr, trabajar en algo emocionante, para lo cual el bienestar a través del dinero adquiere un nuevo concepto.

Fuente:

Bogue, E. El arte de ser minimalista. Como dejar de consumir y empezar a vivir. Recuperado de: https://valedeoro.es/wp-content/uploads/2010/05/ArteDeSerMinimalista_PDF-simple.pdf

Cañigueral Bagó, A. (2014). Vivir mejor con menos Descubre las ventajas de la nueva economía colaborativa. Recuperado de: https://rebelion.org/docs/205643.pdf