Connect with us

Opinión

Aida Merlano, maquinarias electorales y la verdad que el país necesita conocer

Edson Daniel Restrepo - Director Enfoque

Published

on

Julián Betancourt Nieto -Ciencia Política, Universidad del Tolima. Exsecretario General Concejo Municipal de Cunday Tolima

Mientras los medios nacionales alrededor de la captura de la exsenadora Aida Merlano hacen énfasis en la “historia de amor detrás del episodio” hay temas que realmente se mueven en varias direcciones, pues se les olvida que la hoy capturada hacia parte de una empresa de compra de votos.

Por: Julián Betancourt Nieto 

Objeto de su primera captura en Colombia,  subyacen varios interrogantes alrededor del manejo que, en términos de política internacional le va a dar el Estado Colombiano en cabeza del presidente Iván Duque, quien en su primer comunicado una vez la opinión pública conoció del hecho manifestó pedir en extradición a la ex congresista al Gobierno de Juan Guiadó, un gobierno que aunque goce de legitimidad por algunos gobiernos como Colombia, no corre con la misma suerte en territorio venezolano, sin contar que no controla la mayoría de instituciones de ese país, factor determinante a la hora de decidir sobre la extradición solicitada por Colombia.

Al analizar el primer tema sobre política internacional, el manejo de las relaciones internacionales, y al colocarlo sobre el tema en cuestión al solicitar la extradición a Juan Guaido, pareciera ser que como Estado, tuviéramos una fragilidad en el manejo de las relaciones externas, conllevándonos  como nación a una vergüenza monumental con el libreto que apenas empieza, titulado “Aida Merlano y su extradición”, relaciones que se suponían iban a mejorar con la llegada de una ‘experimentada en la materia’ Claudia Blum de Barberi, pero la verdad al parecer solo fue eso, suposición. Ahora bien, también pudiera ser que el evidente y mal manejado proceso para la extradición se estuviera haciendo de forma planeada como garantía de algún ajedrez político al que nos tienen acostumbrados las elites políticas que manejan, hacen y deshacen en el país del Sagrado Corazón”.

Es de recordar que la exsenadora, hacia parte de la casa Char, los gamonales políticos del Atlántico y ahora los dirigentes de una facción del partido Cambio Radical, que de cambio no tiene nada y de radical menos; y la otra facción aún está bajo las huestes de Vargas Lleras, los mismos Char que se han abierto paso en la política nacional que hoy suenan presidenciables bajo la sombra de Alejandro Char, exalcalde de Barranquilla, ¿tendrá entonces algo para decir Aida Merlano en sus declaraciones acerca de la casa Char?

Bien lo titulaba el diario el espectador el 02 de octubre del 2019 tras la fuga de la protagonista ¿a quién beneficia la fuga de Aida Merlano? Hoy podríamos decir, ¿a quién beneficia el mal manejo de la política exterior, para la extradición de la ex congresista?  ¿a quién le conviene que Merlano, no vuelva a Colombia? ¿a quién le conviene que las declaraciones que en su momento haga la suscrita no sean públicas?

Son muchos interrogantes, y para el efecto no podemos dejar a un lado que dentro de poco la casa Char junto con su facción del partido Cambio Radical va entrar a formar parte del Gobierno, impulsados por la futura postulación de otro gamonal de sangre Char, el Senador Arturo Char, hermano del “presidenciable” Alejandro Char, quien sería el próximo presidente del Senado de la República, esto en términos del juego político y de llegar a darse sería una unión entre el gobierno Duque y los Char, bajo esta idea, entendiendo que la exsenadora hacia parte de la maquinaria electoral de los Char, y que ahora los mismos podrían hacer parte del gobierno abonando el camino hacia la presidencia ¿a quién no le conviene que Merlano retorne al país?

¿Es un mal manejo de las relaciones internacionales, o solo es una estrategia política para impedir que las declaraciones de la exsenadora lleguen a las cortes colombianas, y con ello desestabilicen el ajedrez político que al parecer se empieza a cocinar en las altas esferas de la política nacional?

Así las cosas la opinión pública en general merece saber que tanto sabia la casa Char sobre la maquinaria electoral, sobre la compra de votos que hoy tienen en líos a la polémica Aida Merlano, la misma que conoce la verdad, ante esto la única salida seria la extradición para que el país conozca lo que pasó cuando esta comparezca en una corte colombiana, extradición que hoy bajo una presunta jugada política o un al manejo de las relaciones internacionales puede tomar su tiempo, mientras tanto nos resta esperar como seguirá la “Historia de Amor” de Aida Merlano y su compañero sentimental, presos en Venezuela por estar de manera ilegal, o ver una jugada política de Nicolas Maduro tratando de negociar con la exsenadora, protección por información para desestabilizar los presuntos planes políticos del gobierno Duque, y los gamonales políticos del atlántico, esto ultimo nada descabellado pues mientras escribía estas líneas Maduro se pronunciaba sobre el caso diciendo esta contando a las autoridades venezolanas sobre redes de corrupción en Colombia…”